Historia

La isla de Madeira fue descubierta por los navegadores portugueses Tristão Vaz Teixeira, Bartolomeu Perestrelo y João Gonçalves Zarco en 1419, que bautizaron a la isla «Madeira» (“Madera”, en español) debido a la abundancia de esta materia prima.

Al percibir las potencialidades de las islas, así como su importancia estratégica, se inició su colonización en 1425.

Al principio de su poblamiento se introdujeron algunos cultivos agrícolas como la caña de azúcar, que rápidamente confirió a la metrópolis de Funchal una franca prosperidad económica. Este hecho propició que, en la segunda mitad del siglo XV, la ciudad de Funchal se convirtiera en un puerto de escala obligatoria para las rutas comerciales europeas.

Los siglos XVII y XVIII quedaron marcados por la aparición de un nuevo cultivo que volvería a impulsar la economía de Madeira: el vino.

A lo largo de los siglos XIX y XX, Madeira floreció para el nacimiento del sector turístico, convirtiéndose rápidamente en una referencia obligatoria para la aristocracia europea que fijo aquí su residencia temporal, atraída por las cualidades terapéuticas naturales de la isla.

En 1976, Madeira pasó a ser una Región Autónoma de la República Portuguesa, teniendo así poder para legislar.

 
Descubrimiento del Archipiélago de Madeira

Los navegantes descubrieron la isla de Porto Santo en 1418, tras una tempestad en alta mar, en la que la embarcación se alejó de su ruta, por la costa africana, debido al mal tiempo. Después de muchos días a la deriva en alta mar, avistaron una pequeña isla a la que llamaron Porto Seguro, Porto Santo, pues salvó a la tripulación de Zarco de un destino fatídico.
 
Época del “Oro Blanco”

En el siglo XV, Madeira inicia el cultivo de la caña de azúcar, importada de Sicilia por el Infante Enrique. Con la rápida expansión de la industria de la caña sacarina, Funchal se convierte en un centro comercial de excelencia, frecuentado por comerciantes de varias nacionalidades, lo que cambia su dimensión financiera insular.
 
Ciclo del Vino

A mediados del siglo XVI, el célebre dramaturgo inglés William Shakespeare citó la importante exportación y notoriedad del Malvasía madeirense, poniendo al Duque de Clarence, hermano del rey Eduardo IV de Inglaterra, escogiendo la muerte por ahogamiento dentro de un barril de este vino. 

 
Turismo Terapéutico y Científico

En los siglos XVIII y XIX, Madeira destacó por sus cualidades climáticas y por sus efectos terapéuticos, revelándose, a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, como estancia para tal fin, en función de las entonces consideradas cualidades profilácticas de su clima, en la cura de la tuberculosis.
 
Orígenes del Turismo

En el siglo XIX, los visitantes de la isla se resumían en cuatro grandes grupos diferentes: enfermos, viajeros, turistas y científicos.
La mayoría de los visitantes pertenecía a la aristocracia adinerada, y parecía que la lista de aristócratas, príncipes, princesas y monarcas era infinita.
Desarrollo de la red de transportes
 
En la primera mitad del siglo XX, las atenciones se concentraron en el transporte aéreo.
La apertura al mundo, por esta vía, se inició a través de los hidroaviones, que empezaron a operar el 15 de mayo de 1949, con aparatos de la “Aquila Airways”. Posteriormente le sucedió “Artop”, hasta 1958.
 
Autonomía de Madeira

Madeira ganó su autonomía política y administrativa en 1976, convirtiéndose en una Región Autónoma de la República Portuguesa. Este hecho fue resultado del 25 de abril de 1974, que marcó el inicio de una nueva era. 
Youtube Flicker RSS ISSUU
Europes Leading Island Destination - WTA Award Madeira Islands SRETC Região Autónoma da Madeira