Vulcanismo del Archippiélago de Madeira

El archipiélago de Madeira constituye un ejemplo de vulcanismo intraplaca (hot-spot) en un entorno oceánico, resultando de la acción de dos plumas mantélicas, una que originó Porto Santo en el Mioceno Medio, hace cerca de 14 millones de años (Ma) y, posteriormente, Madeira y las Desertas en el Mioceno Superior, hace cerca de 7 Ma; la otra dio lugar a las islas Selvagens en el Oligoceno hace alrededor de 28 Ma.

La isla de Madeira se alza sobre una vasta planicie submarina, en el interior de la placa africana, formando un macizo volcánico de más de 5,5 km de altura, del cual tan solo permanece emerjo un tercio.

La isla evolucionó en fases sucesivas de intensa actividad volcánica (fase inferior ≥ 7 Ma, fase intermedia de 7 a 1,8 Ma y fase superior < 1,8 Ma), separadas por períodos de actividad muy atenuada o de inactividad durante los cuales la erosión redujo, en ocasiones considerablemente, la dimensión del edificio volcánico. Los procesos erosivos se vieron fomentados principalmente por la incisión fluvial, por la abrasión marina, con un retroceso de la línea costera y la creación de riberas, y por procesos gravíticos (deslizamientos y desmoronamientos) desencadenados por la creación de relieves escarpados a causa de los procesos anteriores. Durante los períodos de erosión intensa, se excavaron valles y se crearon relieves accidentados que destruyeron total o parcialmente las formas volcánicas, mientras que el producto de la erosión se depositó en los flancos inmersos del gran volcán o en el interior de los valles. El reinicio de la actividad durante la siguiente época volcánica provocó la fosilización de los materiales sedimentarios detríticos y de los relieves erosivos. La unidad volcánica más reciente de la estratigrafía de la isla de Madeira se produjo hace cerca de 6.000-7.000 años; representa la fase de rejuvenecimiento, caracterizándose por el vulcanismo implantado sobre una topografía erosiva tallada sobre las formas creadas en la fase anterior. Se considera que la isla de Madeira sigue en esa fase de evolución y la actividad volcánica se encuentra temporalmente adormecida. A pesar de ser reducido, no puede descartarse el riesgo de una erupción volcánica en Madeira.
Youtube Flicker RSS ISSUU
World´s Leading Island Destination 2018 - WTA Award Discover Madeira SRTC Região Autónoma da Madeira