Tradiciones Regionales

multimedia
  • Fotos
Misas del Alumbramiento
Del 16 al 24 de diciembre, Madeira celebra una de sus principales tradiciones de Navidad: las Misas del Alumbramiento.

Un poco por toda la Región, estas nueve misas anuncian el nacimiento de Jesús y priman por sus cánticos católicos, delicadamente entonados por coros locales.

Al final de las misas, la animación se hace sentir en los altozanos de las iglesias, donde la población se reúne y ofrece comida y bebida a los fieles y visitantes.
Estas misas se celebran de madrugada, en torno a las seis de la mañana.
Misa del Gallo
La Misa del Gallo es una misa que se celebra a medianoche del 24 al 25 de diciembre, después de la cena de Nochebuena.

Se llama Misa del Gallo, debido a la leyenda de un gallo, que se cree que fue el primer animal que presenció el nacimiento del niño Jesús, lo que hizo que este gallo pasara a anunciar todas las navidades el nacimiento de Cristo a través de su canto.
Traje Regional
El traje tradicional de Madeira es objeto de muchas especulaciones en lo que respecta a su origen y evolución. Se calcula que sufrió varias influencias nacionales y extranjeras, sobre todo moriscas, africanas, de Minho y de Flandes.

Es frecuente encontrarse a vendedoras de flores y empleados de restaurantes vestidos con el traje típico de Madeira.
En el traje femenino predomina el color rojo. Las mujeres casadas y solteras, en Ponta do Sol, usaban capas de color rojo, mientras que las viudas usaban capas azules.
El tipo de vestuario en Funchal, Machico y Santa Cruz estaba compuesto por una falda de lana, de color o de rayas, chaleco y corpiño rojos y una caperuza azul.

El traje masculino no fue objeto de muchas transformaciones. Está compuesto por un pantalón corto blanco con fruncido sobre la rodilla y una camisa con pliegues que podía ser bordada o no.

Las botas, llamadas botachas o bota-chã, estaban hechas de piel de vaca curtida y eran utilizadas tanto por hombres como por mujeres. La caña de la bota estaba girada hacia afuera y bajaba hasta el tobillo, y estaba adornada con una cinta roja. 
Collar de Caramelos
Los tradicionales collares de caramelos típicos de cualquier fiesta de Madeira. Antiguamente, cuando el dinero no daba para grandes gastos, el collar de caramelos era la alegría de los más pequeños. Hoy, los tiempos son otros y el número de vendedores y las variedades de golosinas han aumentado.
Muñecas de Masa
La muñeca de masa está presente tradicionalmente en las fiestas, aunque estuvo en vías de desaparición ya que, durante mucho tiempo, la actividad no fue continuada por los más jóvenes.

Esta tradición fue recuperada recientemente por la Casa del Pueblo de Curral das Freiras, que invitó a algunos habitantes de la parroquia a aprender a moldear estas figuras.
Se realiza a base de harina, agua, levadura, colorante de huevo o de mandarina y un poco de sal. Los ingredientes se mezclan todos y la masa resultante se trabaja a mano para dar vida a la muñeca tradicional. Se utilizan semillas para los «ojos» y cintas de colores para hacer el pelo y la ropa. Después va al horno durante veinte minutos y estará lista para su venta.
Fiestas populares
En Madeira los meses de verano están marcados por las tradicionales fiestas y romerías, tradicionalmente llamadas «arraiais» (fiestas populares). La mayor parte de estas fiestas son de cariz religioso, aunque existen otras de otras que no lo son.
En el archipiélago de Madeira, se celebran en todas las parroquias fiestas religiosas o romerías, la mayor parte de las cuales son organizadas por el «festeiro», la persona que costea los gastos de la fiesta y de las celebraciones religiosas.
En estas fiestas populares no puede faltar la animación, a cargo de las bandas filarmónicas y de bandas de ritmos modernos.
Las calles que rodean la iglesia o incluso la localidad se engalanan con banderas de colores que se colocan en mástiles de madera adornados en la base con laurel o boj.

Los puestos, hechos de madera y adornados con laurel u otra vegetación, son un punto obligatorio de paso para la mayoría de los peregrinos. En estos pequeños espacios de venta podemos encontrar un poco de todo, desde golosinas a juguetes, bebidas y variedades gastronómicas, entre otros.
Los puestos de comidas y bebidas son de los más demandados en las fiestas de Madeira. No puede faltar el espetón, el bolo do caco (pan plano típico de Madeira) con mantequilla de ajo, el vino de la región o la tradicional «laranjada» (refresco de naranja de Madeira). La carne de vaca cortada en dados se coloca en un pinchito de laurel y se asa directamente en los braseros instalados en las proximidades de los puestos. Junto al fuego se reúnen hombres y mujeres en un ambiente festivo.
Fiesta del Señor del Buen Jesús
La Fiesta del Santísimo Sacramento, más conocida como la fiesta del «Buen Jesús», se celebra siempre el primer domingo de septiembre, en la parroquia de Ponta Delgada, en São Vicente.

Antiguamente la festividad, con fuerte carácter religioso, recibía la visita de miles de peregrinos que recorrían a pie los caminos que unían el sur al norte de la isla, pudiendo tardar dos o tres días en llegar.
En la actualidad, las peregrinaciones ya no se hacen de la misma forma, y los romeros llevan su propio vehículo o van hasta Ponta Delgada en transporte público.
Además, se trata de una de las fiestas más importantes de la isla de Madeira en nuestros días.
Los Santos Populares
 
El mes de junio es sinónimo de fiesta en honor a los tres Santos Populares, en toda la isla de Madeira. Todas las parroquias viven esta época de forma más o menos intensa.

Los festejos en honor a San Antonio se centran en la parroquia con el mismo nombre, Santo António, en el municipio de Funchal. La noche del 12 al 13 de junio está marcada por el desfile de las marchas populares.
El día 24 de junio se celebra la Fiesta de San Juan. En el pasado, la Capilla de San Juan de la Ribera, en Funchal, era uno de los lugares más concurridos con fiestas de toda la región. Hoy día la animación se centra en la plaza do Carmo, también en Funchal, con los conocidos «Altares de San Juan».

Las Fiestas de San Pedro, el Santo protector de los pescadores, se celebran del 28 al 29 de junio, y las atenciones se centran en la ciudad de Ribeira Brava. Todos los caminos van a dar a esta fiesta, también conocida por la fuerte animación musical, las marchas populares y también por los paseos en barco que algunas empresas de transporte marítimo realizan entre Funchal y Ribeira Brava.
Fiesta del Señor de los Milagros
Una de las grandes romerías madeirenses tiene lugar en el mes de octubre, en el municipio de Machico, al este de Madeira.
La Fiesta del Señor de los Milagros evoca el aluvión que tuvo lugar el 9 de octubre de 1803, y que destruyó la capilla donde se encontraba la preciosa imagen del Señor de los Milagros, que fue arrastrada al mar. Reza la historia que tres días después la imagen apareció y fue posteriormente entregada en la Catedral de Funchal. En 1813 la imagen regresó a la capilla del Señor de los Milagros, en Machico.

Fiesta de la Señora de la Piedad - Caniçal
La tradición de la Fiesta de la Señora de la Piedad se repite todos los años en la parroquia de Caniçal. Miles de personas participan en la fiesta en honor a la Señora de la Piedad, que se celebra en el tercer fin de semana de septiembre.

Se trata de una fiesta muy similar a las demás fiestas religiosas madeirenses. La particularidad de esta fiesta reside en el hecho de que la procesión se realiza por mar hasta la pequeña capilla situada en la cima de la ladera. El ritual es el siguiente: el sábado por la tarde hay una procesión que se dirige a la capilla a fin de buscar la imagen, que permanece en la iglesia de Caniçal hasta el día siguiente. El domingo, el pueblo se reúne en una nueva procesión y vuelve a colocar la imagen en el lugar de origen, terminando así la fiesta.
Día de las “Siete Señoras” - Fiesta de Monte y de la Gracia
El 15 de agosto quedó conocido, en otros tiempos, como el «Día de las Siete Señoras», que hace referencia a los siete lugares de Madeira donde se celebran las Fiestas Marianas que señalan la Solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora.

En todas estas fiestas, la celebración religiosa se complementa con la típica fiesta madeirense, convirtiéndose en algunos casos en la mayor festividad de la localidad por coincidir con la patrona de la parroquia o población.
Las fiestas se celebran todos los años en esta fecha, en las siguientes localidades:
Nuestra Señora del Monte: parroquia de Monte (Funchal) y en Lamaceiros (Porto Moniz);
Nuestra Señora de la Gracia: Estreito da Calheta, Estreito de Câmara de Lobos y también en el Sitio (localidad) de Graça (Porto Santo);
Nuestra Señora de Guadalupe: Porto da Cruz;
Nuestra Señora de la Ayuda: Serra de Água.
Fiesta de Monte
El día 15 de agosto se celebra la patrona de Funchal y de toda la Diócesis. Más que una tradición, que perdura desde hace muchos años, es por encima de todo una manifestación de fe que atrae a miles de personas al centro de la parroquia.

La fiesta se extiende desde el Largo da Fonte a Babosas, conocida por la Capilla destruida durante el temporal de febrero de 2010, donde un nuevo proyecto se erigirá en el mismo lugar.

El punto álgido de esta fiesta tiene lugar la víspera, el 14 de agosto. Antiguamente los romeros venían a pie, en peregrinación. En la actualidad llegan de todos los puntos personas con vehículo particular, autobús y más recientemente hay quienes optan por trasladarse a la fiesta desde el Teleférico que une Funchal a Monte.

La Fiesta está marcada por la fuerte animación promovida, de forma espontánea, por grupos improvisados que, al son del acordeón, el rajão y otros instrumentos musicales, interpretan cuartetos al desafío que llaman la atención de quienes pasan por allí. De ahí la expresión popular «El día 15 de agosto, todos los caminos conducen a Monte».

Las decoraciones, que merecen una especial atención, están complementadas con los tradicionales puestos de comida y bebida. El espetón, el bolo do caco (pan plano típico de Madeira) y los típicos sándwiches de carne de vino y ajos marcan presencia obligatoria en la fiesta.

El día siguiente destaca la vertiente religiosa. Es el culminar de las novenas que anteceden al 15 de agosto: nueve eucaristías que sirven para preparar la fiesta. La ceremonia religiosa está presidida por el Obispo de la Diócesis de Funchal. También en este día los fieles pagan sus promesas. Algunos recorren de rodillas las decenas de escalones que dan acceso al templo, con velas y otros artículos de cera.
 
Fiesta de San Martín

El día 11 de noviembre es conmemorado tanto por la Iglesia Católica como por el pueblo, que aprovecha la ocasión para asar las últimas castañas. La Fiesta de San Martín es bastante esclarecedora de la fe y las tradiciones del pueblo madeirense.

Aunque no se sepa con seguridad cuándo se empezó a celebrar San Martín en la región, lo cierto es que se trata de una costumbre antigua. Manda la tradición que, en la víspera de San Martín, se pruebe el vino nuevo y se saboree el bacalao asado. Esta antigua tradición se practica todavía en nuestros días.

En la Iglesia de San Martín se celebra una gran fiesta en honor a su santo patrón, donde antiguamente se producían las tradicionales peregrinaciones.

Música
A los habitantes de Madeira les encanta la música.

Las crónicas antiguas dan cuenta de grandes romerías religiosas y fiestas paganas en las que los «numerosos instrumentos de violas, guitarras, flautas, rabeles y gaitas» se unían al tronar de tambores y bombos, que tuvieron como resultado la música tradicional madeirense, un género musical que se toca en casa, en las fiestas y en las romerías, que se caracteriza por despiques o canciones improvisadas y ritmos animados. Asimismo, cabe destacar el charamba y la mourisca, cantados, y el Bailinho, que puede ser tanto cantado como bailado. También existen los juegos cantados.

Las canciones del trabajo agrícola también eran muy frecuentes, pero están en vías de extinción. La música religiosa también es habitual: cánticos de reyes, del espíritu santo y de navidad.
De los riquísimos instrumentos empleados en la música popular madeirense destacan sobre todo los cordófonos de mano.
Folclore
El folclore se entiende, en cada región o país, como una manifestación genuina de las tradiciones culturales de los pueblos.

En la isla de Madeira, el folclore se practica durante todo el año, y se vive con mayor intensidad durante las conmemoraciones de determinadas faenas agrícolas, como las vendimias, siegas y bodegas, y durante las fiestas religiosas, romerías o peregrinaciones.
En la actualidad, la tradición folclórica persiste gracias a los grupos folclóricos a través de bailes y danzas. El gran marco del folclore madeirense se traduce por el «bailinho», con el acompañamiento de voces y música, y por el conocido «despique», donde dos cantores improvisan alternadamente cuartetos con índole de sátira social. Los bailes típicos varían entre chamarrita, charamba, mourisca y bailinho das camacheiras.

La música, así como el baile, del folclore madeirense describen el amor, las tradiciones pastorales y los momentos más tristes de la historia de la isla. La pisada de las uvas está simbolizada en los pasos de baile. El detalle de la cabeza hacia abajo representa el tiempo de la esclavitud, como símbolo de sumisión del esclavo al amo.

Los instrumentos utilizados en el folclore son los instrumentos tradicionales como el machete, el rajão, la braguinha, la jaqueta, la viola de arame, el acordeón, el triángulo y el tradicional «brinquimho» de fabricación local.
 
Youtube Flicker RSS ISSUU
Europes Leading Island Destination - WTA Award Discover Madeira SRTC Região Autónoma da Madeira